hsmq.jpg

Conozcan a Janet, una mujer británica de 50 años que gastó 10.000 libras para remodelar su cuerpo y lograr parecerse a Jane, su hija de 20 años de edad.

hsmq.jpg

Los detalles puntuales de la entrevista que pueden leer aquí, muestran a Janet tratando de despertar simpatía mencionando dos matrimonios fallidos y otros elementos semi-justificativos de su bizarra transformación. Personalmente no tengo nada en contra de la cirugía plástica, es más, creo que tiene la capacidad de mejorar radicalmente las vidas de muchas personas. ¿Pero tenía que convertirse en una Barbie más solo porque no sabía que hacer con su vida?

A pesar de que Janet no lo menciona, estoy seguro que su mayor temor en este momento es acercarse demasiado a cualquier fuente ignífuga que pueda derretir o incendiar los kilos de plástico implantados por todo su cuerpo y convertirla en la versión femenina de la Antorcha Humana. Más información después del salto.

Comprendo perfectamente que los estándares estéticos de nuestra cultura son excesivamente altos y que las mujeres se llevan la peor parte, viéndose forzadas en muchos casos a mantener una apariencia juvenil a fuerza de procedimientos quirúrgicos sumamente riesgosos. Ya que van a hacer eso, ¿podrían al menos elegir una estética más original y propia? Más imitadoras de Pamela Anderson no son una contribución precisamente valiosa al mundo pero si quisieran imitar a Demi Moore, bueno, ya sería algo más interesante.