slbc.jpg

Un león marino del zoológico de Nuremberg falleció esta semana luego de varios días de intensa actividad sexual la cual aparentemente no le dejó tiempo para comer.

slbc.jpg

El especimen, llamado Mike, había alcanzando la notable edad de 19 años y era padre de más de doce hijos. Sin embargo la temporada de reproducción ,la cual empuja a los machos a un frenesí sexual indetenible probó ser demasiado para su viejo corazón el cual se rindió luego de una sesión reproductiva que fue descrita como "maratónica" por los cuidadores del zoológico.

En la naturaleza, los leones marinos machos entablan brutales y frecuentes combates entre sí para aumentar sus harenes de hembras y mantener como exclusivo el derecho a aparearse con ellas. Esto garantiza mayor cantidad de oportunidades para que sus descendencia sobreviva a un círculo vital cruel e implacabale logrando así que sus genes perduren más allá de su existencia física. En cautiverio los leones marinos machos deben ser mantenidos separados y durante la temporada de reproducción se les asignan varias hembras . Al mismo tiempo los cuidadores deben estar muy atentos al nacimiento de crías masculinas ya que los líderes de las manadas las matan para evitar los desafíos a su autoridad.

Aun así felicitamos a Mike por su forma de despedirse de este mundo ya que como dicen "Si te vas a ir, que sea con una sonrisa".